domingo, 19 de abril de 2015

Francisco Contreras Retamales (familia Bustos)



“Ese hombre mi padre, que no era de izquierdas y sin embargo recogía diariamente en su brillante Morris Minor a algunos de los muchos mineros sudados de caras negras por el polvillo de carbón, los que caminaban cansados por la orilla del camino de vuelta a sus hogares en los pabellones; costumbre inusual en un campamento clasista y de segregación en donde no atendían en el hospital para empleados al minero con su hijo enfermo ardiendo de fiebre en sus brazos; en donde habían escuelas para los niños de obreros y otra para niños de empleados; en donde había casas para obreros, para técnicos y otras para ingenieros; un casino de empleados y otro de obreros…

Mi padre, el que en una de las únicas oportunidades en que pasamos la Nochebuena en el mineral y no en la ciudad en donde “El Parra” con los amigos como era la costumbre, le regaló los animalitos del pesebre a unos niños que pasaron pidiendo comida en esa noche de Navidad del año 1965.

Los niñitos se fueron contentos y junto a mi hermana, dolidos no entendimos en ese entonces su gesto…

Todavía hoy trato de hacerlo mío…”

(Fragmento de uno mi escrito sobre nuestros años en Lota)
Año 1966
Juan Contreras Bustos




No hay comentarios.: